Armaduras

No te ha pasado  que muchas veces eres dura con alguien pero en el fondo de tu corazon quisieras no serlo? A veces adoptamos ciertas actitudes o nos ponemos ciertos caparazones que nos hacen estar a la defensiva por el simple hecho de que tenemos miedo, miedo a ser vulnerables, a que nos hagan dano, a confiar en la persona equivocada, a que se repitan historias pasadas, a que simplemente nos vean debiles. El punto esta, en que esto es perfectamente normal. Somos seres humanos que biologicamente creamos mecanismos de defensa para evitar cosas que pensamos nos haran dano, lo que pasa con esto es que muchas veces tenemos mecanismos de defensa ante situaciones que no lo amerita serlo, o quizas si, pero las mecanismos de defensa que hemos adoptado son negativos, no nos suman sino que nos restan. Como sabemos que nos restan? Cuando despues de hacerlo y que se nos baje los niveles de cortisol en vez de sentirnos satisfechos nos sentimos mal. Y OJO, que muchas veces confundimos sentimientos que vienen desde el ego y no desde nuestro ser autentico. Muchas veces cuando empezamos a sentirnos un poquito mal por nuestra reaccion venimos a buscar mil justificaciones por el cual actuamos asi. Y esa no es la idea. Tenemos que ser conscientes y honestos con nosotros mismos de lo que sentimos, porque todo que sea para nuestra paz interior vale la pena. Asi que, que podemos hacer con ese caparazon o armaduras que nos hemos puesto nosotros mismos cada vez que nos sucede algo que nos duele, molesta o decepciona? Primero que nada, es reconocer QUÉ hizo que me pusiera esa armadura, qué me dijeron, qué me hicieron, qué senti, quien fue. Una vez que lo reconozcas tenemos que soltar el ego para poder quitarnos todos los juicios y perdonar, pero perdonar de corazon, perdonar a la persona, a la situacion y hasta a ti mismo. El perdon es la herramienta mas ponderosa para ser realmente felices y plenos, y esta bien que se nos haga dificil hacerlo, porque llevamos toda la vida pensando que cargar con rencor no es algo de tanta importancia, y realmente lo es, y demasiado, porque al final tu eres el unico que va guardando y haciendote dano, cuando no perdonamos, cualquier cosa que se nos parezca a aquello que tenemos ahi guardado vamos a reaccionar con odio y desprecio, nos vamos a sentir cargados, sin esperanza, confianza, ni paz. Cuando perdonamos podemos ser ese nino que tenemos dentro, con esperanza, felices, con muchisimo amor para dar, y siempre levantandose. Si no me crees fijate como son los ninos, ellos no tienen ningun tipo de rencor, simplemente aman indiferentemente de su alrededor. Perdonemos, soltemos esa carga, esa armadura que llevamos cargando desde hace tanto tiempo para poder volar otra vez. Confia, todo lo que pasa es un plan perfecto por mas malo que te parezca, recuerda que nosotros somos los que le damos la interpretacion a los sucesos de nustra vida, podemos verlo como desgracias o podemos verlo como aprendizajes o retos que nos pone la vida para crecer. Interpretalo de una manera que te traiga paz. Cuando entedamos que si miramos todos con otra perspectiva, y reconociendo que todo lo exterior es un reflejo de nuestro interior por muy dificil que parezca, sera cuando estaremos dando los primeros pasos a nuestra plenitud. Y no podia dejar de acotar que el proceso no es facil, que esta bien equivocarse, llevamos toda una vida actuando y rigiendonos bajo esos patrones. Lo importante es que nunca te rindas hasta conseguir lo que quieres manifestar.

 

Si quieren que les recomiende algunos libros sobre el perdon, escribanme a mi email.

 

Los quiero,

Andrea

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s